Bancos con los negocios del cannabis.

D. CIVANTOS – 30/04/2019

  • A medida que la legalización avanza en Estados Unidos, aumenta el número de bancos que abren cuentas para los negocios de cannabis; pero muchos otros se muestran reacios por temor a violar las leyes federales.
  • Como resultado, muchos productores y vendedores de marihuana se ven obligados a operar solo en efectivo, lo que puede convertirlos en blanco de robos.
  • Un nuevo proyecto de ley bancaria que se votará en la Cámara de Representantes este verano aborda esta preocupación de las empresas de marihuana.

Puede parecer una locura, aunque es la dura realidad para la industria de la marihuana en EE.UU.: imagínate administrar un negocio legal, aprobado por el estado donde resides, y generar millones de dólares en ingresos… pero no poder depositarlos en una cuenta bancaria.

Piensa en cómo pagar las facturas, las nóminas, los impuestos…. En lugar de hacer una transferencia o emitir un cheque, deberías entregar el dinero en mano y en efectivo. Se trata de un sinsentido que ya resulta insostenible, pero debido a las regulaciones federales pocos bancos asumen el riesgo de hacer negocios con una compañía de marihuana en los Estados Unidos, claramente uno de los principales problemas para la industria del cannabis en aquel país.

Y es que de los casi 5.000 bancos comerciales asegurados por la FDIC (el organismo que protege a los clientes contra la pérdida de sus depósitos si un banco quiebra), solo 400, o el 8%, ofrecen servicios a la industria de la marihuana. Y ninguna empresa puede operar de manera segura, transparente o efectiva sin acceso a bancos u otras instituciones financieras.

Son muchas las voces que claman para que el Congreso estadounidense actúe para cambiar la política federal, para que las empresas que cumplen con los requisitos del estado puedan operar de manera similar a otras entidades comerciales legales. Con la mayoría de los estados ahora permitiendo algún tipo de marihuana medicinal o recreativa, se ha llegado a un punto de inflexión sobre este tema y es hora de que el Congreso actúe. Y parece que se producen movimientos políticos que van en esa dirección.

Un riesgo que vale la pena asumir

La banca es un problema para muchas de estas compañías porque la marihuana sigue siendo una sustancia ilegal a nivel federal. También sigue en la Lista I de sustancias controladas de la DEA (aunque esto puede cambiar pronto), siendo considerada una droga altamente adictiva sin aplicaciones médicas, al mismo nivel que la heroína o el LSD. Algo que es sencillamente ridículo y se enfrenta a todo lo que ahora sabemos sobre la marihuana.

Incluso con las leyes federales que se ciernen sobre la marihuana, el negocio sigue en auge. De hecho la marihuana es una de las industrias de más rápido crecimiento en América del Norte. Y cuando una industria crece a ese tipo de velocidad vertiginosa, produce grandes cantidades de efectivo para las empresas.

Los negocios normales ponen ese efectivo directamente en una cuenta bancaria, pero eso es muy difícil para las compañías de marihuana. Son muchas las historias sobre negocios en Colorado que almacenan millones de dólares en efectivo en grandes cajas de seguridad en sus instalaciones, con guardias armados las 24 horas del día para protegerlas.

Y los pocos bancos que están dispuestos a asumir los riesgos asociados con las compañías de marihuana ponen un precio muy elevado. Por ejemplo, un banco en Massachusetts cobra una comisión por adelantado de varios miles de dólares solo para abrir una cuenta. Además de eso, tiene una “tarifa de mantenimiento” mensual de 5.000 dólares.

Solo el 8%, de los bancos estadounidenses ofrecen servicios a la industria de la marihuana.

Eso es mucho a pagar simplemente por tener una cuenta bancaria, pero a menudo es la única opción para los negocios legítimos de marihuana. Y es que los bancos dispuestos a asumir clientes de alto riesgo se benefician de estas elevadas tarifas, algo por otra parte justificado considerando la cantidad de requerimientos que los bancos deben cumplir para operar con este tipo de compañías.

De hecho, la mayoría de estos bancos son pequeños. Puede parecer contrario a la intuición, pero los bancos regionales están más dispuestos a asumir el riesgo que los grandes bancos, muchos de los cuales se muestran reacios a hacerlo por temor a violar las leyes federales de lavado de dinero o drogas.

Por ejemplo, en septiembre pasado, US Bank anunció que ya no sería el responsable de guardar los títulos del fondo de inversión ETFMG Alternative Harvest, un fondo de intercambio de acciones de marihuana que cotiza en bolsa y que es el único de su tipo en los Estados Unidos. ¡El fondo tiene menos de un año y medio y ya ha recaudado más de 1.200 millones de dólares en activos!

El movimiento del US Bank es desconcertante, y muestra que Wall Street todavía tiene un enfoque de la vieja escuela en esta industria en pleno crecimiento. Sin embargo, grandes entidades como JPMorgan, Bank of America, PNC Bank, TD Bank y KeyCorp estarían forzando a los políticos del país para que avancen en una legislación que les permita entrar en el negocio.

cifras mercado laboral cannabis

ARTÍCULO RELACIONADO

En cifras: el mercado laboral del cannabis en EE.UU. crece de manera espectacular a la vez que el número de consumidores

El cambio que está por llegar

Y parece que hay luz al final del túnel. Porque se está abriendo camino en el Congreso norteamericano a un proyecto de ley que ofrecería protección federal a los bancos dispuestos a brindar servicios a la marihuana: el 28 de marzo pasado, el Comité de Servicios Financieros del Congreso votó 45-15 para llevar la Ley de Bancos de Cumplimiento Seguro (SAFE, por sus siglas en inglés) a la Cámara de Representantes para su deliberación. También se espera que el Senado considere un proyecto de ley complementario, donde los reguladores bancarios federales no podrían castigar a las instituciones financieras solo porque trabajan con empresas de marihuana que son legales según las leyes estatales o locales.

Los bancos regionales están más dispuestos a asumir el riesgo que los grandes bancos, que temen violar las leyes federales de blanqueo.

Las votaciones aún no se han programado, pero los defensores de la legalización tienen la esperanza de que la aprobación del proyecto de ley bancaria sea una señal de que los demócratas están listos para impulsar amplias reformas en el campo de la marihuana este año. De hecho todos los principales candidatos presidenciales de 2020 apoyan ahora la legalización absoluta, al igual que la mayoría de sus votantes, según las encuestas.

Esta es una gran noticia tanto para el sector bancario como para la industria de la marihuana. Pero la principal cuestión no es cómo sino cuándo. De hecho, el presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes, James McGovernafirmó en una entrevista de radio que espera que la cámara vote sobre la legislación para poner fin a la prohibición federal de la marihuana en cuestión de “semanas”, aunque todo apunta a que la votación se producirá finalmente a mediados de agosto. Sin embargo, si la legislación no se aprueba en 2019, las campañas electorales pueden perjudicar las posibilidades de que entre en vigor en 2020.

El aumento del acceso bancario a las compañías de marihuana abrirá muchas puertas para ambos tipos de negocios. También permitirá a las compañías de marihuana comerciar en las principales bolsas de valores de EE.UU. (en la actualidad, la mayoría tiene que permanecer en el mercado “de venta libre” (OTC)). Además, ayudaría a reducir la amenaza de crimen, robo o asalto en las comunidades y mantendría el dinero fuera de los cárteles. Y lo más importante: el apoyo bancario sería simplemente el paso definitivo para la legalización del cannabis a nivel federal.

Fuente: Danifem

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *